Esto es lo que tu Whatsapp le hace a tu salud

Tu vista. La musculatura de tu cuello y de tu espalda. Tu estabilidad mental. Usar tu ‘smartphone’ y tableta todos los días puede tener riesgos negativos para tu salud. Para evitar estos riesgos has de aprender a usar tu dispositivo móvil de forma adecuada. Y lo que es más importante: debes encontrar espacios libres de tecnología en tu día a día. Pero hay buenas noticias: el uso de los móviles y tabletas no provoca cáncer.

1.    Dolores de espalda y de cuello Un estudio concluye que al chatear con el móvil podemos llegar a ejercer sobre las cervicales una fuerza de 27 kilos. Vas en el bus, con tu smartphone, leyendo esto. Miras a tu alrededor. Toda la gente que te rodea hace lo mismo que tú. Dobla el espinazo para ver la pantallita y jugar al CandyCrush, leer las noticias o simplemente chatear con amigos y enemigos. Calcula ahora cuántas horas al día puedes pasar en esa postura. ¿Cuál es el problema? Según un reciente estudio publicado por el cirujano Kenneth K. Hansraj, con una inclinación de 60 grados ejerces sobre tus cervicales una fuerza de 27 kilos. Una bomba de relojería con nombre de cuello de mensaje (podría traducirse como “cuello de guasap”). Una dolencia propia del siglo XXI.

“Empecé a fijarme en la postura al ver a muchos jóvenes entrando en mi consulta con dolor de cuello y espalda”, comenta el doctor. Su estudio recoge los diversos grados de inclinación de cabeza y cuello, “con un peso medio de seis kilos y el centro de masa situado a 15 centímetros de lo alto de la cabeza”. Según el doctor, “la gente se pasa al día una media de entre dos y cuatro horas con la cabeza inclinada, leyendo y escribiendo en sus smartphones y dispositivos. Acumulado, esto es de 700 a 1.400 horas al año con estrés excesivo en las vertebras cervicales”. Advierte que “la pérdida de la curvatura natural incrementa el estrés en las cervicales y puede llevar a un desgaste prematuro, degeneración y posiblemente cirugías” y apunta que, en el caso de los adolescentes, esta cifra podría subir hasta las 5.000 horas.

Hansraj comenta que, dado que es imposible evitar las tecnologías que causan estos problemas, habría que hacer un esfuerzo activo por mirar al teléfono en una postura neutral y evitar pasar horas y horas encorvado. Otra posible medida sería practicar un ejercicio con el cuello. Sugiere empezar moviendo las vértebras, flexionando, extendiendo, ladeando e inclinando el cuello, para luego usar las manos para hacer resistencia y empujar contra ellas; o practicar la postura de yoga “perro ascendente”, una gran manera de fortalecer las extremidades superiores, cuello y hombros. Después de leer esto, vuelves a mirar a alrededor en el vagón. Imaginas a la gente que está doblando el espinazo con 27 kilos cargados al cuello, por ejemplo un niño de ocho años, un perro mediano. No parece saludable. Levantas el móvil y lo pones frente a tus ojos. Has dado el primer paso.

Otras recomendaciones para evitar el dolor de espalda y de cuello Si usas tu teléfono móvil o tu tableta demasiado tiempo a lo largo del día puedes acabar teniendo dolores cervicales. Pero, ¿cuánto tiempo es demasiado tiempo? Si vuelves a casa y coges tu ‘smarthone’ o ‘tablet’ para trabajar puedes empezar a preocuparte. «Si esto se convierte en una rutina pueden devenir problemas de cuello y de espalda». «Si quieres usar tu tableta, adopta una postura correcta, lo mejor es sentarse en una silla y apoyar el dispositivo en la mesa». «Para usar un ‘smartphone’ es mejor usar las dos manos. Así evitas forzar tu dedo pulgar, lo que puede provocar tendinitis». Algunos consejos de ejercicios que hay que hacer diariamente para evitar la tendinitis de los dedos: 1- Estirar la mano utilizando la otra. 2- Girar los pulgares de las dos manos en ambos sentidos. 3- Estirar los dedos de las manos.



2.    La luz de la pantalla de tu ‘smartphone’ daña tu vista. La luz que emite la pantalla de tu ‘smartphone’ y tu tableta daña tu vista. Y mucho. Así lo demuestra un estudio llevado a cabo por la Universidad Complutense de Madrid y la empresa Tecnología Sostenible y Responsable. Si expones tus ojos a la iluminación LED de estos dispositivos durante 72 horas sin parar destruirías el 93% de las células sensitivas de tu retina. “las graves consecuencias son irreversibles”. No acerques mucho el dispositivo a tu cara cuando lo uses. La luz podría dañar tu vista. La luz que desprenden estos dispositivos es la misma que emite una televisión. La diferencia es que cuando usas tu ‘smartphone’ o tu tableta acercas el aparato a tus ojos. La TV la ves sentado en el sofá.

3.    Depresión, ansiedad e insomnio. ¿Vives enganchado a tu ‘smartphone’ o tablet? Si es así se multiplican las posibilidades de que sufras problemas psicológicos. La Universidad de Gotemburgo (Suecia) ha descubierto que un uso excesivo de estos dispositivos móviles puede provocar depresión, ansiedad e insomnio. Los especialistas advierte de los riesgos de una «adicción psicológica» a estos dispositivos. «Los usamos demasiado. Los ‘smartphones’ y tabletas ocupan demasiadas horas al día y copan mucho nuestros pensamientos». En una situación así se corre el riesgo de aislarse del mundo real o gastar demasiado dinero en tecnología. Busca y encuentra espacios libres de tecnología en tu día a día. Es recomendable encontrar huecos libres de tecnología a lo largo del día. «Es recomendable no ir a la cama ni con el móvil ni con la tableta. Esto puede alterar el período de relajación que precede al descanso». Está por otro lado el tema de la educación, a veces, «Estás hablando con alguien y sin darte cuenta coges el teléfono y empiezas a usar Whatsapp»; eso, no es correcto.

4.    Buenas noticias: tu ‘smartphone’ no provoca cáncer. Tu ‘smartphone’ emite ondas de radio que generan campos electromagnéticos. Esta forma de energía puede ser perjudicial para la salud y en grandes cantidades puede ser cancerígena. Pero respira tranquilo: ni tu móvil ni tu tableta provocan cáncer. La señal que emiten es demasiado débil. Según un estudio llevado a cabo por el Instituto de Salud Pública de Noruega, una persona sometida a 4 vatios por kilo durante media hora aumentaría su temperatura corporal un grado. Este es el límite que puede considerarse peligroso. Pues bien: los dispositivos móviles emiten, de media, una señal de radiofrecuencia que es 50 veces inferior. Y si esto no te tranquiliza entra en la página web del Instituto Nacional del Cáncer de EE UU. Encontrarás hasta siete estudios que investigan la relación que existe entre los teléfonos móviles y el cáncer. La conclusión es la misma en todos: no hay ninguna relación probada.

5. Los riesgos de usar el teléfono al volante. Usar tu ‘smartphone’ mientras conduces multiplica por cuatro las posibilidades de sufrir un siniestro al volante. Es la causa más común de distracción de los conductores. En 2011 cuatro de cada diez accidentes de tráfico estuvieron causados por este motivo. Esto dejó 904 fallecidos y 4.590 heridos graves. No cabe duda: si lo usas mientras conduces estás poniendo en peligro tu vida. No uses tu ‘smartphone’ ni tu tableta cuando conduzcas.

6. Tu ‘smartphone’ puede invadir tu privacidad. Los ‘smartphones’ y las tabletas han cambiado la forma de comunicarte con la gente. Aplicaciones como Whatsapp o páginas como Facebook hacen que puedas hablar con cualquier persona, en cualquier lugar, a cualquier hora del día. Esto tiene muchas ventajas, pero también inconvenientes. Cualquier persona puede saber si estás o no conectado a Whatsapp. Puede ver a qué hora te acostaste. Si leíste o no sus mensajes. Esto puede convertirse en una invasión de tu privacidad. No permitas que esto te ocurra. Tú eres dueño de tu propia privacidad. Si no quieres contestar a un WhatsApp, no lo hagas.

Imma Badia Camprubí

Secretaria de Salud Laboral

FEDERACIÓN DE ENSEÑANZA DE U.S.O.

Desconexión digital en vacaciones



La Universidad a Distancia de Madrid ha publicado una serie de consejos con el objetivo de que los españoles desconecten de las nuevas tecnologías durante las vacaciones y las retomen con más ilusión a su vuelta. Para ello es necesario ejercitar una «desconexión digital».

En palabras el Doctor en Psicología y Vicerrector de Ordenación Académica de la UDIMA, José Ignacio Baile: “La tecnología nos facilita la existencia, pero también puede llegar a crear una cierta dependencia que hay que procurar racionalizar. Las tablets, los smartphones y otros dispositivos móviles están pensados para que los disfrutemos, no para depender de ellos. Desde la UDIMA proponemos aprovechar las vacaciones de verano para poner en práctica un ejercicio de sana “desconexión digital”, que nos ayudará a sacar el máximo partido al tiempo libre”.

Consejos para desconectar de las nuevas tecnologías en vacaciones:

1. Deja todo atado antes de irte de vacaciones: Aprende a delegar y procura marcharte con las cosas resueltas. Así facilitarás la desconexión y evitarás tener que estar todo el día pendiente del móvil y de los correos.

2. Apaga el móvil durante las comidas: En vacaciones podrás disfrutar de las comidas en familia y darte el lujo de pasar largas sobremesas charlando. Un placer que arruinaría el persistente pitido de los sms y los Whatsapp.

3. Evita leer los correos cada 5 minutos: Los smartphones nos permiten revisar si tenemos nuevos correos electrónicos desde cualquier lugar: la playa, la piscina… Pero comprobar compulsivamente nuestra bandeja de entrada durante nuestras vacaciones es el primer síntoma de que seguimos conectados al día a día.

4. Disfruta de los libros y los periódicos: Aprovecha las vacaciones para aparcar las versiones digitales de diarios y libros. Recupera el placer de leer sentado en la terraza o en la playa con tu libro o tu periódico en la mano.

5. Escribe postales en lugar de e-mails: ¿Te acuerdas de la alegría (o sana envidia) que nos producía recibir una postal de algún amigo o familiar desde su lugar de vacaciones? ¿Por qué no recuperar esa costumbre?

6. Desconéctate de Facebook: Las Redes Sociales son una revolución que nos permiten conectarnos instantáneamente con mucha gente. Pero las vacaciones son un buen momento para potenciar las relaciones en persona con nuestros amigos y familiares.

7. Olvida el móvil, la tablet y el ordenador en el apartamento u hotel: Créenos: ¡puedes hacerlo! Cuando bajes a la playa, a la piscina o te vayas a pasear por la montaña intenta dejar estos dispositivos en casa.

8. Deja de tuitear por unos días: Twitter es una herramienta fantástica para informarse, opinar y conocer gente, pero si tuiteas cada una de las cosas que haces en vacaciones, ¿qué vas a contar a tu vuelta?

9. Nada de llevar la videoconsola a tu lugar de vacaciones: Cambia tu videojuego favorito por una partida con familiares y amigos de esos juegos de mesa de toda la vida que duermen en el cajón.

10. Vuelve a los comercios tradicionales: ¿Hace cuánto que no compras un libro en una librería de las de toda la vida? Aprovecha para cambiar las compras “online” por visitar los mercadillos y las tiendas locales. Date el gustazo de mirar, ojear y trastear sin prisas.

Recupera tu energía antes de la vuelta al Colegio: 10 trucos para disfrutar de tus merecidas vacaciones



En los colegios concertados, tanto los docentes como el PAS tienen una carga de trabajo muy alta durante todo el año, intensificándose de forma notable al finalizar el curso escolar. Seguro que los días previos al inicio de las vacaciones te resulta difícil levantarte para ir a trabajar, te sientes cansado, te quedarías en la cama, te cuesta empezar tus tareas cotidianas… La falta de energía y el cansancio son lógicos después de todo un año de trabajo, sobre todo antes de tomarte las tan deseadas vacaciones. Si es así, tranquilo, no pasa nada, la energía puede recuperarse e incluso fortalecerse a través de pequeñas acciones y hábitos que podemos aprender y adquirir.

Así que vamos a ello: desde la Federación de Enseñanza de USO te presentamos 10 trucos para practicar durante tus merecidos días de descanso.  
  1. No trabajes, deja todos los cabos atados.
¿De qué sirve que hagas un paréntesis en tus rutinas y obligaciones, si te llevas trabajo en tus semanas de descanso? Lo peor no es trabajar durante tus vacaciones, lo peor es autoengañarte para convencerte de que “ bueno, en realidad eso no es trabajar”.

Antes de irte de vacaciones, es aconsejable dejar el trabajo cerrado y controlado, para así poder irte más tranquilo. Obviamente, esto no puede dejarse en manos de la improvisación, sino de la previsión, planificación y sistematización del trabajo.  
  1. Mantén una dieta equilibrada, come variado.
Es importante que la alimentación en las vacaciones incluya de todo:
  • Proteínas: carnes magras, pescado, huevos…
  • Calcio: lácteos y derivados.
  • Fibra: frutas, hortalizas y cereales (mejor integrales).
  • Vitaminas del complejo B: frutas y hortalizas, germen de trigo, frutos secos.
  • Vitamina C: cítricos y kiwi.
  • Toma infusiones
  1. Mantente activo.
El cuerpo recarga la energía a medida que funciona. Cuanto más activo estés, mayor será tu nivel de energía. Pero… cuidado; empieza con tranquilidad, no te sobrecargues de actividades, ya que demasiada actividad no deja paso a la relajación. Podemos caminar, salir en bicicleta, bailar, nadar… El sedentarismo es perjudicial para la salud. La Organización Mundial de la Salud, OMS, recomienda hacer, al menos, dos horas y media de actividad física a la semana. Un consejo: puedes empezar el día dedicando 5 minutos, antes del desayuno, a hacer unos ejercicios ligeros de estiramiento para activar la circulación, el metabolismo y las endorfinas.  
  1. Revisa tus horas de sueño.
Dormir bien es fundamental para mantenerse en forma y reponer energías. Pero lo importante no es dormir mucho, sino descansar bien. Aún estando de vacaciones, es necesario programar bien las actividades para poder acostarte relativamente temprano y dormir de seis a ocho horas. Es aconsejable establecer un horario para irse a dormir y levantarse.  
  1. Atención a tu respiración.
Una respiración deficiente es un enemigo de la vitalidad. Durante el día, es importante realizar ejercicios de respiración: inspirar hondo y lentamente por la nariz sin levantar el pecho y luego soltar el aire empujando el abdomen hacia adentro. Además de utilizar mejor su capacidad respiratoria, lograrás momentos de relajación y calma.  
  1. Ríete más.
Según las estadísticas, un niño de cuatro años se ríe alrededor de 200 veces por día, mientras que un adulto sólo se ríe 15. La risa es una terapia muy efectiva ya que favorece el bienestar general del organismo, desde la actividad respiratoria hasta el sistema de defensas, y es también un gran energizante natural. No hay más que proponérselo, durante el día tienes muchas oportunidades para reírte, aprovéchalas.  
  1. Relájate.
Los ejercicios de relajación son imprescindibles para poder recuperar la energía perdida. Puedes practicar yoga, meditación, masajes, control muscular…  
  1. Practica la desconexión digital.
La relación con las tecnologías facilita tu vida, pero solo si haces un buen uso de ellas. Apaga el móvil durante las comidas, disfruta de los libros y los periódicos, escribe postales en lugar de correos electrónicos, desconéctate de las redes sociales: Facebook, Twiter, Instagram…; no lleves la videoconsola a tu lugar de vacaciones, vuelve a los comercios tradicionales, mercadillos… Y, por último, apaga el teléfono móvil en todos los planes familiares y con amigos, y potencia el contacto presencial: colecciona momentos felices y no selfies.  
  1. Celebra tus éxitos.
Para integrar vida laboral y personal –y no solo en vacaciones, sino durante todo el año– también puedes celebrar tus éxitos profesionales con tus amigos y seres queridos. Hazles partícipes de tus ilusiones y proyectos. Porque si tú reconoces tus propios logros, la motivación es mayor y las emociones internas de alegría y bienestar se disparan debido a que se liberan hormonas como las endorfinas, que causan felicidad y placer.  
  1. Decide gozar de tus vacaciones.
Proponte hacer aquello que te permita realmente descansar cuerpo y mente. Piensa bien lo que vas a hacer: con quién, dónde, cuándo… Lo importante es que sean días en los cuales puedas divertirte, dejar atrás las presiones, abandonar la rutina del año y renovar tus energías. Cuando lo tengas decidido, adelante: disfruta del verano. En conclusión, quédate con la importancia de aprender a vivir el momento. Respira profundamente y otorga al descanso un papel importante en tu vida. Descansa del trabajo, de los otros, del futuro e, incluso, descansa de ti mismo.